Index . . Riachuelo 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . 9 . 10 . 11 . 12 . 13 . 14 . 15 . 16 . 17 . 18 . 19 . . urgenciasatadas . 1 . 2 . . hospedero . . Del Piero . . emisarios 1 . 2 . 3 . 4 . 5 . 6 . 7 . 8 . . sinsustento 1 . 2 . . evaluacion 1 . 2 .

Observaciones a las imágenes de flujos sin sustentabilidad

Comenzamos por la Vuelta de Rocha, que muchos han señalado como antiguo cauce de salida del Riachuelo, sin prestar la más mínima atención a los perfiles de suelo que siguen hacia el Norte.

Esta eventración en el instestino delgado del Riachuelo se provocó por el desencuentro de vectores de flujos mareales y en descenso. La mayor energía de los primeros sumado a las menores temperaturas que por capa límite térmica separaban las aguas y provocaban la precipitación sedimentaria del löss fluvial que transportaban las aguas caldas, forzó ese accidente que en nada se parece a un meandro, sino a un inútil intento de esquive por quedar prisionero.

La imagen lo muestra en directo. La bruta sedimentación en el rincón completa el drama que se fue gestando a partir de Abril de 1786.

Damos paso a imágenes de vecinas áreas interiores, para luego aplicar mirada a la salida .

 

La disociación de flujos es de amplia gama. Tan amplia, que aquí nadie mete las narices para hacer trabajo de campo de carga másica. Tan mentado en los informes de Piccolotti en la S. Corte

Las superpuestas barreras de disociación "picnal".

Estas seis letras de uso simplificador, abreviador o despreciador en mecánica de fluídos, no bastan para ningunear el panorama de disociaciones térmicas e hidroquímicas y las convecciones internas que nadie alcanzaría a seguir sus pasos en este infierno.

Aquí luce el detalle de la primera barrera.

El de la segunda barrera regala tan altas viscosidades en esos líquidos que alguna vez fueron aguas, que toda la reverberación del oleaje del NE, desaparece.

Paralelos a la angosta escollera se expresan los flujos de la deriva litoral, que a pesar de su delgadez se ocupan de hacerse respetar para no ser desplazados o sumados a los vanos empujes de sus vecinos.

Salida del vertedero al final de la calle Humberto 1°.

Un sistema de salida forzada que incluye un proceso de aereación, tras recorrer aprox 450 m enfrenta sus energías a la deriva litoral manifestándose con marea en bajante. Sin embargo, allí está ella. En la imagen que sigue mostramos los detalles de sus peripecias.

 

Nos abocaremos en el próximo trabajo a la mayor observación de la deriva litoral; origen de descuidos donde nacieron todos los problemas y Madre de todas las soluciones.

Francisco Javier de Amorrortu, 5.7.09